Por: Annie Gross (@anniegross)

La Ciudad de México es un ente rarísimo y bellísimo al mismo tiempo, como mexiquense siempre me pareció caótica e imposible de habitar, “no sé cómo la gente vive entre tanto ruido y estrés”. Pero así como encuentras todo el caos, el estrés y el tráfico, también están la mayoría de las oportunidades laborales, o por lo menos para mi así lo fue.

De pronto llegó el momento en el que vivir en el Estado de México me fue insostenible. Más de un par de veces por semana en mi camino se cruzaba alguna de las múltiples marchas que identifican al centro de la Ciudad; en ocasiones tardé 3 horas en llegar a mi oficina estando a solo un par de cuadras de distancia.

Con la mudanza a la Ciudad vinieron muchas cosas a las que poco a poco me tuve que acostumbrar, como a lidiar con la inseguridad. A pesar de que el Edomex es uno de los lugares más violentos del país para ser mujer, la zona en la que crecí siempre fue bastante segura. Mi vida era tranquila. La Ciudad de México llegó a revolucionar mi tranquilidad.

Como buena (nueva) citadina empecé a utilizar el transporte público y, como consecuencia, a enfrentarme a los acosos y acostumbrarme a apretar la mandíbula durante todo el trayecto en el metro hasta que me quedara adolorida; a no subirme ni por equivocación al vagón mixto; a caminar en sentido contrario en las calles para que no me sorprendieran con un coche por detrás; a estar atenta a las sombras en el piso y voltear de reojo cada ciertos pasos para asegurarme de que nadie me viniera siguiendo. Tristemente también me acostumbré a, de vez en cuando, entre la multitud del transbordo, sentir algún tipo de roce incómodo y humillante.

A los pocos meses de cambiar de código postal entraron a robar el departamento de mis vecinos de aquél entonces. Esa noche dormí sola y ciertos ruidos hacían que me sobresaltara. Un par de años después me tocó a mí: entraron a mi departamento. Hoy me estoy acostumbrando a no despertar con el corazón acelerado con cualquier ruido cuando duermo sola, a apagar las voces en mi cabeza que me repiten esa nota que leí, esas notas en las que las mujeres son las víctimas.

Marcha del 8 de marzo de 2019. Foto: @taniacsa5.

La gran ciudad tiene de todo y como mujer hay miles de cosas que me gustaría cambiar; fue la misma ciudad la que me creó nuevas paranoias y miedos, pero también me ayudó a crear alianzas, me ha dado a muchas mujeres de las que he aprendido las cosas más valiosas que ahora me hacen ser quien soy. Es aquí en donde he podido ampliar mi red de sororidad, incluso en donde por primera vez pude practicarla.

Todos los días hay oportunidades para vivir la sororidad y ejercerla: con la que te defiende del vato mano larga del metro; con la que baja al señor del vagón exclusivo de mujeres; con la que se te acerca en el bar para preguntarte si te encuentras bien cuando te ve en una situación incómoda. O en las marchas. No sabría describirles lo que se siente y se vive en una marcha de mujeres.

Es como saber que una multitud de miles de morras entiende todo eso a lo que tuviste que acostumbrarte, entiende tus paranoias y tus miedos; el coraje que cargas día con día. Te entienden a gritos y a puños alzados, a frustración vuelta protesta. A dolor convertido en fuerza.

Marcha del 8 de marzo de 2019. Foto: @taniacsa5.

Como quien dice: la ciudad te quita, pero también te da.

Ahora volteo a ver el momento en el que llegué a mi primer departamento, me veo caminar por las calles con mis audífonos, un taser en la mochila y una sonrisa en la cara, y sé que mudarme a la ciudad ha sido una de las mejores y más grandes decisiones que he tomado. Compleja. Con sus pros y sus contras, pero ¿qué decisión que hayan tomado no las tiene?

*Foto de portada: Isaac García.

Publicado por lavidaencdmx

Este es un blog colaborativo donde se escribe sobre cómo es vivir en la Ciudad de México: relaciones, trabajo, amistades. Lo bueno y lo malo, lo feo y lo bonito, contado por personas que viven, o han vivido, aquí.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: