Por: Lizbeth Padilla (@Liz_Pf)

Buscaba fechas y datos sobre algunos de mis lugares favoritos para comer en mi amada CDMX – tema de este bonito texto – cuando sin querer ahí estaba, en la taquería, la tortería y el cafecito: Fidel Castro.

El cubano y México son mucho más que el penoso “comes y te vas” que le aplicó el expresidente Vicente Fox en 2002. Aunque parece que hasta el final la comida siempre estuvo en medio de su relación con nuestro país.

“¿Y que hace todo extranjero que llega a México? Echarse unos tacos”

En las mesas de varios restaurantes del centro de la Ciudad de México, Fidel y compañía fraguaron la revolución cubana que derrocó al presidente Fulgencio Batista. ¿Buena, mala? ¿Estarían mejor con los yankis? Esa es otra historia.

Es julio de 1955, un Castro de 29 años llega a la capital. ¿Y que hace todo extranjero que llega a México? Echarse unos tacos. Bueno no es que haya sido lo primero que hizo, pero sí les agarró cariño.

Castro comía taquitos y demás delicias en El Taquito, un restaurante con concepto taurino fundado en 1917 por Concepción Rioja, mejor conocida como “la abuela Conchita” y su marido Marcos Guillén, ambos de Guadalajara, Jalisco.

Ellos decidieron poner un restaurante porque lo que mejor sabían hacer, según cuenta la historia de este lugar, era cocinar.

Así que se instalaron en República de Bolivia y el Carmen, en el Centro Histórico. El lugar está en un primer piso y puede costar algo de trabajo encontrarlo entre los vendedores ambulantes que llenan la calle del Carmen, pero vale la pena sortearlos y llegar para comer sopita de tortilla, una barbacoa con guacamole o taquitos.

Foto: Facebook Restaurant Taurino El Taquito.

Pero si había poco tiempo y hambre, la opción para Fidel seguro era una tortita en La Texcocana, un pequeño local en el número 87 de la calle Independencia (enfrentito del Teatro Metropolitan).

Foto: Facebook La Texcocana Oficial.

Desde 1936 sus tortitas de jamón, queso de puerco, sardina, bacalao y aguacate son famosas. Tienen una ventaja (o desventaja según la vean): están hechas con pequeñas teleritas así que si son de buen diente una no será suficiente, pero tendrán oportunidad de probar varias.

¿Y si se le antojaba un trago? Pues Fidel acudía acompañado de Ernesto “Che” Guevara al bar del hotel Carlton, en la calle Mariscal esquina con Ramos Arizpe en la colonia Tabacalera.

“Fidel y el Che eran vecinos del rumbo, Raúl los presentó en un departamento a un par de calles de ahí: Emparán número 46”

Foto: Laura G., de Yelp.

Fidel y el Che eran vecinos del rumbo, Raúl los presentó en un departamento a un par de calles de ahí: Emparán número 46, incluso se colocó una placa para conmemorar el encuentro.

Volviendo a los tragos y la comida, en el Carlton se puede disfrutar de un chamorro y una barbacoa (para la cruz) acompañado de música en vivo.

Si un lugar se hizo famoso gracias a Fidel es el Café La Habana, en la esquina de Morelos y Bucareli.

Foto: Facebook Café La Habana.

Ahí el “Che” y Fidel pasaron largas horas fraguando la revolución, el asalto al Cuartel Moncada, y comiendo algunas de las delicias de este lugar: la concha con nata, el chocolate y los abundantes desayunos y comidas por un muy buen precio. Aquí si no te quedarás ni pobre ni con hambre.

“Dicen que aquí nació la torta cubana, pues Fidel pedía un pan con todos los ingredientes que tuvieran, bien atascada pues”

El café nació en 1952 y desde entonces por sus mesas han desfilado muchas personalidades: Gabriel García Márquez, Octavio Paz, Renato Leduc.

Roberto Bolaño lo inmortalizó en su libro “Los detectives salvajes” aunque lo nombró Café Quito y era lugar de reunión de los poetas Ulises Lima y Arturo Belano.

Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño.
Editorial Anagrama.

Ahh y #dicen que aquí nació la torta cubana, pues Fidel pedía un pan con todos los ingredientes que tuvieran, bien atascada pues.

Publicado por lavidaencdmx

Este es un blog colaborativo donde se escribe sobre cómo es vivir en la Ciudad de México: relaciones, trabajo, amistades. Lo bueno y lo malo, lo feo y lo bonito, contado por personas que viven, o han vivido, aquí.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: